DESINTOXICACIÓN CON EL HONGO GANODERMA LUCIDUM

Para que el Reishi -como también se le conoce- actúe plenamente y el organismo goce de todas sus bondades, requiere un ambiente libre de toxinas en nuestro cuerpo. Sus propiedades desintoxicantes en un principio "prepararán el camino" para pasados algunos días el Ganoderma lucidum y sus principios activos actúen al nivel más basal en el cuerpo, en los tejidos de las diferentes áreas del cuerpo. Trabajando en cada célula desde el espacio intercelular y penetrando en su interior hasta los organelos citoplasmáticos del citoplasma celular, en donde se efectúa el intercámbio y la absorción de los nutrientes.

A este período de preparación se le conoce como CRISIS CURATIVA. La manifestación de esta etapa, varía de persona a persona según el estado de salud en que se encuentre. Una persona que se encuentra padeciendo de una Diabetes mellitus tipo 2 requerirá de un tiempo más prolongado para desintoxicarse que alguién que solo tiene un resfriado común. Las enfermedades metabólicas y las crónicas requieren más tiempo de depuración que puede llegar hasta los 30 días como promedio. La mayoría de personas suele tener una crisis curativa que no excede los 15 días.


Todos pasamos por este periodo cuando nos sometemos a tratamientos naturales. En el caso del café saludable no es la excepción. La depuración siempre se da, pero existen muchas personas que no la manifiestan y este periodo pasa inadvertido por el paciente.

Los síntomas o pequeñas reacciones que se podrían presentar son: sueño, agitación, heces sueltas, halitosis o mal aliento, sudoración fuerte, dolor de cabeza, mareos y vértigos. En otras personas podrían presentarse también insomnio parcial, dolores articulares pasajeros, etc. No son tan frecuentes estos síntomas, pero es mejor advertirlos. De presentarse, disminuir la dosis a la mitad y continuar tomando tu café saludable, jamás suspenderlo, ya que no se daría la depuración completa.

Lo que se recomienda es que en esta crisis curativa, ingerir más allá de los 8 vasos diarios de agua purificada. No estamos hablando de jugos, bebidas edulcoradas, sopas, infusiones y demás, sólo de agua y nada más que agua sin ningún agregado. Los que tienen costumbre ingerir agua de mesa embotellada o agua mineral, consumirla sin gas.


El Ganoderma lucidum en una primera etapa se encargará de remover todas las toxinas y desechos de nuestro aparato digestivo (almacén natural) en especial el hígado y el colon serán los primeros órganos en desintoxicarse y entrar a la segunda etapa de absorción de los nutrientes.

Importante

Comprender esto, representa el 50% de la solución de nuestros actuales problemas de salud. Y ese es el objetivo de esta publicación: que el lector entienda cómo él mismo ha generado tal situación de desequilibrio y -por sobre todo- cómo él mismo puede remediar tal problema en la medida que retorne a los hábitos saludables que nunca debió abandonar. 

En esto no hay misterios, ni tampoco soluciones mágicas. Los errores se generan principalmente por ignorancia. En la medida que sepamos como opera la inmensa inteligencia corporal y comprendamos sus mecanismos, veremos que es muy sencillo jugar a favor (y no en contra) de nuestra propia naturaleza humana. También entenderemos que no habrá medicamento alguno que pueda remediar nuestros problemas, mientras no dejemos de boicotear nuestro organismo con hábitos que van en contra de las leyes naturales.

En Conclusión

Al principio que se toma el café con ganoderma se puede experimentar al principio (no siempre se presenta), un empeoramiento aparente: cansancio, malestar, dolor de cabeza, congestión, diarrea, escalofríos, erupciones de piel, etc. Estas perturbaciones traducen el esfuerzo del organismo por librarse del mal. De ahí su nombre: CRISIS CURATIVA.
Quienes no están prevenidos creen que empeoran y a veces abandonan el consumo del ganoderma. Grave error, porque justamente la aparición de la crisis curativa es la primera señal de la lucha que libra el cuerpo para desalojar el mal. El enfermo debería alegrarse de su llegada.

Para aminorar los efectos de la crisis curativa es necesario tomar mucha agua natural (se recomienda 8 vasos al día), también un vaso de limonada o jugo de naranja y/o limón cada dos días (no indispensable) y fácilmente pasara la crisis en un período no más de 15 días según sea el caso de la enfermedad.