BENEFICIOS



1. Ideal para personas que sufren de diabetes
Algunas algas son dulces; ello se debe a que contienen dos azúcares: el manitol y la fructuosa, pero su índice glucémico es bajo, por lo que no aumentan el nivel de azúcar en la sangre.

2. Son buenas para la vista
La mayoría de las algas tienen un alto contenido en vitamina A. Las Nori tanto como las zanahorias y la espirulina hasta 15 veces más. Por lo tanto te ayudan a prevenir y aliviar problemas de visión.

3. Son ricas en proteínas de gran calidad y en vitamina B12
Por lo que los vegetarianos, personas anémicas, con leucemia y que han sufrido cáncer o sufren deberían tomarlas para evitar carencias y además para proporcionar una proteína pura, sin toxinas. 
La Espirulina por ejemplo es más rica en proteínas que la carne, huevos, soja o pescado. Dichas proteínas son valiosas, ya que contienen gran número de aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que nuestro organismo no puede sintetizar sino que debe asimilar a través de la alimentación. Estos aminoácidos son fáciles de digerir debido a la composición de las algas ricas en sales minerales y en enzimas.

4. Ayudan a controlar la hipertensión
Son ricas en minerales, que además se encuentran equilibrados. Por ello son reguladoras del sistema cardiovascular.

5. Facilitan el tránsito de los alimentos
Son ricas en mucílagos, los cuales protegen la mucosa gástrica y ayudan a los alimentos a pasar a través de los intestinos.
   
6. Limpian el intestino
Son ricas en ácido algínico, el cual absorbe toxinas en la pared del colón y permite su eliminación en forma natural.

7. Beneficiosas para el aparato respiratorio
Los mucílagos ayuda a aliviar resfriados y gripes suavizando las secreciones y por ello luchando contra la tos.

8. Cubren la necesidad diaria de hierro
La Espirulina, en particular, contiene mas hierro que cualquier otro vegetal: 6 veces mas que los vegetales y completos y 10 veces mas que la espinaca.

9. Disminuyen la ansiedad
Las algas son ricas en vitaminas del grupo B, especialmente en B6 esenciales para los nervios. El alga dulce es muy rica en potasio y magnesio que tienen efecto relajante.

10. Disminuyen el colesterol malo
Menos de un 5% de las algas es grasa, por lo tanto las algas no engordan. Los lípidos que contienen son fundamentalmente grasos poliinsaturados. Estos ácidos favorecen la permeabilidad de las membranas celulares, transportan el colesterol evitando la formación de placas de ateroma y estimulan la formación de linfocitos.

11. Conservan la piel joven y el cabello sano
Algunas algas contienen más vitamina E que el germen de trigo, lo cual explica su poder antioxidante. Otras son ricas en zinc, por lo que resultan eficaces contra el acné y el exceso de sebo.

12. Mantienen sanos los huesos
Gracias a su alto contenido en calcio. La Espirulina es especialmente rica en este mineral.

 13. Neutralizan los efectos de la contaminación
Gracias al ácido algínico que contienen, capaz de combatir las toxinas, facilitando la eliminación de los vegetales contaminantes, radioactivos y tóxicos.

14. Protegen a la piel de la acción del sol
Por su alto contenido en carotenos o provitamina A, que favorecen la producción de melanina y mantienen la piel sana.

OBESIDAD

Se sabe que la sensación de hambre es un mecanismo de defensa del organismo y que esta ligada con el nivel de proteínas o sus derivados (lipoproteínas) en la sangre. Cuando arrecia el hambre, una buena práctica consiste en ingerir 3 a 5 gramos  de espirulina[1] media hora o una hora antes de cada comida con un vaso de agua o, en caso de olvido, al tiempo de tomar los alimentos.

El nivel de las lipoproteínas sube y desaparece la sensación de hambre. Al mismo tiempo el organismo recibe las vitaminas y los minerales requeridos. Por otra parte, gracias a la presencia del acido gammalinolenico se sintetizan las hormonas prostaglandinas que coadyuvan a la movilización de las reservas adiposas o exceso de grasa en el organismo para satisfacer las necesidades en calorías del metabolismo global. Al mismo tiempo, la ferredoxina aminora la sensación de fatiga y se supera la ansiedad de hambre.



[1] 1 gramo de spirulina es equivalente a los nutrientes obtenidos de 1 kg. de frutas y verduras variadas.